Translate

jueves, 12 de septiembre de 2013

Delincuentes les ponen precio a cuerpos de las niñas

Continuando con el tema del abuso infantil, aquí les dejo esta investigación de la Corporación Centro de Consultoría y Conflicto Urbano, C3. y publicado por el periódico El Colombiano el  9 de septiembre de 2013.



Corporación C3 denunció que en Medellín jefes de redes de prostitución y bandas trafican con menores vírgenes.
Por RODRIGO MARTÍNEZ ARANGO |



Una investigación de la Corporación Centro de Consultoría y Conflicto Urbano, C3, confirmó un rumor que viene circulando en las organizaciones que trabajan por el bienestar de la mujer y entidades estatales: en Medellín se presentan subastas de adolescentes vírgenes entre los 12 y 14 años.



En el estudio de campo, realizado durante ocho meses por un equipo interdisciplinario de la Corporación, compuesto por un sociólogo, un antropólogo, un trabajador social, una creativa y un pedagogo popular, se estableció que las menores son detectadas en los barrios de la periferia de la ciudad por delincuentes y jefes de combos, quienes contactan las familias, las amenazan e, incluso, cuidan de esas pequeñas para que nadie las toque, hasta el momento en que las subastan a turistas o a cabecillas de organizaciones delictivas.



Luis Guillermo Pardo, director de C3, dijo que lo más preocupante de este fenómeno es que algunas niñas son sometidas a estos vejámenes con el consentimiento de los padres y familias, por amenazas o dinero.



Dijo que este delito fue focalizado, en especial en las comunas 10, Centro; 4, Aranjuez; 8, Villahermosa; 9, Buenos Aires, y 13, San Javier.



"Cuando hay eventos internacionales como la Feria de las Flores, es una locura y se hacen catálogos ofreciendo a las pequeñas. Es una vergüenza. Muestran la virginidad, el cuerpo de las niñas, como fuente de ingresos", denunció el dirigente.



Se encontraron en el estudio catálogos hechos con entre 50 y 60 niñas. A quienes se los ofrecen es a los turistas que vienen en busca de sexo a Medellín y a jefes de las bandas criminales.



Lo inverosímil de este fenómeno, opinó, es que los delincuentes dedicados a este tráfico pagan vacuna a otros antisociales para que los dejen repartir los catálogos y no los molesten en su labor ilícita.



Es triste, dijo, que estas niñas que son objeto de este abuso sexual, luego se entregan a otros delincuentes que les ofrecen protección y terminan en la prostitución.



Dijo que también observaron en este estudio que, en muchos casos, a estas niñas las someten a toda clase de atropellos. Las obligan a tomar bebidas embriagantes como whiski y las drogan, en especial con cocaína, para aumentarles su resistencia. "Hacen con ellas bacanales y las pequeñas terminan de mano en mano", concluyó Pardo.



Clara Mazo López, directora de la Corporación Vamos Mujer de Medellín, dijo que cada año hacen un informe de Derechos Humanos en Medellín y desde el año pasado vienen reportando este fenómeno, porque en esta ciudad se promueve un turismo sexual con la venta de niñas vírgenes que se ha ido propagando.



Enfatizó Mazo que las autoridades deberían intervenir cuanto antes y no hacerse "las de los oídos sordos", porque son problemáticas de sociedad. Este fenómeno se está dando en casi toda la ciudad, aunque en el Centro se visibiliza más. Pero por donde uno vive se evidencia la problemática con la aparición de apartamentos y locales que son alquilados como alojamientos a extranjeros o a personas pudientes en los cuales pueden tener relaciones con niñas y adolescentes sin que pueda intervenir la autoridad.



Alertó que esta práctica no es solo con niñas de la calle o de barrios muy pobres, sino que lo están haciendo con pequeñas de hogares bien constituidos sacadas de establecimientos educativos.



Familias necesitadas
Un antropólogo que participó en la investigación, pero pidió el anonimato, indicó que detectaron el problema en barrios muy marginales de la ciudad con niñas muy bonitas, integrantes de familias con toda clase de problemas, situación que aprovechan los cabecillas de bandas. 



"Los acercamientos los hacen los jefes de combos o cabecillas de la cuadra. Se encargan de ayudar económicamente a los hogares de las menores a pagar arriendo, servicios y mercado, pero acuerdan que esa niña no la puede tocar nadie hasta tanto les lleguen clientes que dan buen dinero por ellas. 



A través de contactos en sitios donde llega el turismo pasan el catálogo con un número pequeño de niñas para evitar ser descubiertos por las autoridades u organismos defensores de Derechos Humanos. 



"Estas subastas, siguió relatando el profesional, también las hacen por las redes sociales, por medio de un pin. Entonces las ofrecen a un grupo cerrado de oferentes en el exterior, el cual, por medio de ese pin ingresa a la subasta".



Lo que ocurre por lo general con estas niñas es que después de que pierden su virginidad, las obligan a prostituirse por medio del llamado sistema prepago. En cuanto a la estructura de la red, manifestó que es un pulpo. 



La cabeza de la estructura, además de contactar familias necesitadas, también extiende sus tentáculos con cómplices en colegios, barrios e, incluso, en universidades.



"Yo conozco a una persona que te puede ayudar a salir adelante, para que trabajes y colabores en tu casa, les dicen para convencerlas y luego se las entregan a estos capos", dijo finalmente el antropólogo.



El personero delegado para Derechos Humanos de Medellín, Jesús Sánchez, confirmó que el año pasado conocieron un caso que ya fue denunciado en una sesión del Concejo de la ciudad y "fue el de una madre que acudió a nosotros para pedirnos protección para sacar a su hija del barrio, porque el grupo armado que hace presencia en el sector le ordenó, bajo amenazas, entregarle a la pequeña, de 13 años, durante un fin de semana para someterla a estas redes.



La misma madre, continuó el relato Sánchez, con mucho temor solicitó que todo el trámite de la declaración se hiciera con mucha prudencia, por el miedo que tenía, porque la amenaza era de tomar retaliaciones contra ella y el resto de allegados.



"Toda esa familia tuvo que salir de la ciudad en condición de desplazamiento y el motivo fue proteger a la niña", dijo el funcionario de la Personería.



"El llamado, alertó, no se le puede hacer solo a la ciudadanía para que denuncie, la Policía, las autoridades competentes también tienen que activar los mecanismos para identificar este delito, el cual, con el título de "Subasta de Vírgenes, quedó incluido en el capítulo dedicado a niños, niñas y adolescentes en el informe sobre Derechos Humanos de 2012, que realizó la entidad. 



A los padres de familia que pueden estar afectados por este fenómeno delincuencial Sánchez les recomendó que pueden contactarse con la Personería, que guardará toda la reserva y, en últimas, la entidad que hará la denuncia a las autoridades competentes será el Ministerio Público en cabeza del Personero de la ciudad o del Personero Delegado para los Derechos Humanos.



Un profesor universitario que recientemente realizó un estudio sobre abuso sexual infantil para la Alcaldía de Medellín y quien pidió reserva de su nombre, le dijo a este medio que en desarrollo del trabajo le llamó la atención una historia que le contó la rectora de un colegio público de la ciudad en torno a una adolescente de 15 años que había cambiado en un año tres veces de colegio. 



Le hicieron un seguimiento para comprobar si tenía problemas familiares, dificultades en el vecindario o con los compañeros. Las directivas de ese establecimiento se llevaron tremenda sorpresa cuando se enteraron que era la reclutadora de una red de trata de personas. "Esa modalidad de las bandas de ir de colegio en colegio no es solo para el microtráfico y para reclutar muchachos, sino que también se está presentando para buscar a niñas bonitas para entregárselas, bajo engaños y promesas, a estas redes de prostitución", dijo el educador. 



Luz Aida Rendón subsecretaria de Asistencia Social de la Secretaría de Inclusión Social de Medellín, informó que la institución cuenta con un programa que se llama Crecer con Dignidad, para lo cual dispone de 13 móviles especializados en problemáticas de niños y uno de ellos es para conocer el tema de la explotación y comercio sexual infantil el cual, con un grupo de profesionales, recorre toda la ciudad. 



En el Centro, dijo, hemos identificado 374 menores, la gran mayoría niñas, de 12 a 17 años, que son explotados sexualmente. 



En cuanto a la comercialización de niñas vírgenes, puntualizó que solo han escuchado rumores callejeros, que se están investigando.



Consultada la directora General del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Adriana González, sobre estas denuncias, respondió que era la primera vez que oía hablar de este fenómeno, por lo que llamó la atención de las entidades que han realizado estas investigaciones para que las hagan conocer del Instituto con el fin de activar, con la colaboración de la Fiscalía, la red de protección con que cuentan, para hacerle frente a este delito.




ANTECEDENTES

Sonia Vásquez, secretaria de la Mujer de Medellín, dijo que no estaba informada de la investigación del C3, pero sí conoce la vulnerabilidad de las niñas en cualquier espacio de la ciudad, sobre todo si la situación en la familia es económicamente apremiante, lo cual facilita la acción de redes de trata de personas. Agregó que como Alcaldía tienen mecanismos para ofrecerles garantías, acompañamiento y facilidades para denunciar. Para eso fue creada la línea 1,2,3 Mujer la cual, una vez recibe la información, alerta a las autoridades y las deja en contacto con abogadas y sicólogas.
También, dijo, estamos trabajando con la Red de Mujer Talento para que tengan autonomía y se valoren y no dependan económicamente de personas que pueden abusar de ellas.
Recordó que la  Alcaldía tiene mecanismos y entidades para proteger a las personas que quieran denunciar.


lunes, 9 de septiembre de 2013

Una niña yemení de 8 años muere en su noche de bodas por lesiones sexuales

 . Madrid 9 SEP. 2013

La pequeña fue obligada a contraer matrimonio con un hombre que le quintuplicaba la edad.         

 Una niña yemení de ocho años ha muerto tras mantener relaciones sexuales con su marido, de 40 años, en la noche de bodas, a consecuencia de graves lesiones internas, en la zona tribal de Hardh al noroeste del país, según informa la versión británica de The Huffington Post.





La pequeña, identificada como Rawan, sufrió un desgarro en sus genitales y una ruptura uterina, de acuerdo con la información del diario kuwaití Al Watan, que afirma que varias organizaciones en defensa de los derechos humanos han pedido que se castigue al marido que le quintiplicaba la edad y a la familia de la niña por permitir el matrimonio.
La de Rawan no es el único caso reciente. Hace apenas dos meses, Nada al-Ahdal, una yemení de 11 años, se fugó de casa y denunció a su familia para evitar un matrimonio forzado por dinero
Según la publicación Albawaba, casi una de cada cuatro niñas son obligadas a casarse antes de los 15 años en Yemen. El país aprobó en febrero de 2009 una ley que establecía la edad mínima para el matrimonio en 17 años, pero fue revocada porque los legisladores conservadores la consideraron "anti-islámica".  
Entre 2011 y 2020, más de 140 millones de niñas se convertirán en niñas-novias, según el Fondo de Población de Naciones Unidas  (UNFPA). La Organización Mundial de la Salud (OMS), calcula que cada día se casan 39.000 niñas menores de 18 años.

Mi comentario personal:
"Pienso que estos casos no deberían suceder en este mundo, que se dice desarrollado y evolucionado. Se deben proteger a los niños, y en estos casos de abusos consentidos por familiares especialmente a las niñas. Debemos aunar esfuerzos para que todos los tipos de violencia contra los niños y las niñas desaparezcan, sin importar las razas, leyes, credos, culturas o cualquier otro tipo de escusa que se inventan las personas para cubrir sus delitos contra la infancia."
QDEP

Rawan 

miércoles, 16 de mayo de 2012


La alta incidencia de embarazos en adolescentes en Latinoamérica, solo es superada por África.

Entre 25 y 108 de cada 1.000 jóvenes de 15 a 19 años son madres en los países de América Latina y el Caribe, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que ponen de relieve la alarmante situación de la maternidad adolescente.
La mayor proporción de embarazos adolescentes de la región se registra en varios países de Centroamérica como Nicaragua, Honduras y Guatemala, así como en Venezuela, República Dominicana y Ecuador. Mientras los índices de maternidad tienden a disminuir en todos los grupos de edad de los países de la región, continúan en aumento en el grupo de adolescentes de entre 15 y 19 años.
Las adolescentes prácticamente han duplicado su aporte a la fecundidad total, pasando a representar un 14,3 % en 2000-2005, según la CEPAL. Este incremento se da en países con distinto nivel de desarrollo económico, nivel educativo e incidencia de la pobreza, lo que revela la complejidad del fenómeno.
El embarazo adolescente también pone de relieve la violencia sexual contra las mujeres. Una de las regiones más afectadas por este problema es Centroamérica, donde Nicaragua encabeza la lista, ya que el 27 por ciento de las nicaragüenses que tienen entre 15 y 19 años son madres.
De la población de mujeres embarazadas en Honduras, el 30 por ciento son menores de 18 años, según registros de la Secretaría de Salud. Según un reciente estudio de la Fiscalía de la Niñez hondureña, el 50 por ciento de los embarazos en menores tienen su origen en violaciones. En muchos casos, los violadores de las menores de edad son sus familiares.
En El Salvador la mayoría de embarazos en adolescentes también están relacionados con la violencia sexual, dijo recientemente el coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en este país centroamericano, Roberto Valent. En 2010, del total de mujeres salvadoreñas víctimas de violencia sexual, un 84 por ciento fueron niñas y adolescentes menores de 20 años y un 16 por ciento menores de 10 años, según datos de la ONU. En El Salvador también se ha observado una relación entre el suicidio y el embarazo adolescente, ya que entre todas las mujeres que mueren entre 10 y 19 años de edad la principal causa de muerte, según los datos del Ministerio de Salud, es el suicidio.
Los casos de embarazos de adolescentes se han incrementado de forma alarmante en Guatemala en los últimos años. Según la Encuesta Nacional Materno Infantil 2008-2009, existen en el país 114 madres de 10 a 20 años, por cada mil habitantes.
En Costa Rica el embarazo precoz sigue siendo un problema, mientras que en Panamá la cantidad de menores embarazadas ha disminuido en los dos últimos años.
Venezuela está a la cabeza de embarazos juveniles en Suramérica. El Gobierno venezolano lanzó en diciembre pasado campañas publicitarias e inició talleres de educación sexual en las escuelas, mientras que el presidente Hugo Chávez calificó de "alarmantes" las cifras de embarazos precoces y reveló que de los 591.303 partos de 2010, 130.888 fueron de menores de 19 años y 7.778 de madres menores de 15 años.
Tras Venezuela, una de las tasas más altas de América Latina se registra en Ecuador, donde más del 17 % de las jóvenes de entre 15 y 19 años son madres. El Gobierno ecuatoriano se ha planteado como meta reducir para 2013 en un 25 % los embarazos entre adolescentes para lo que invertirá 29 millones de dólares este año y 28 millones en 2013 en una campaña que tiene como eslogan "Habla Serio. Sexualidad sin misterios".
En República Dominicana, donde el 20 % de los embarazos que se registran corresponden a menores de edad, el gobierno también ha puesto en marcha recientemente el Plan Nacional de Prevención del Embarazo en la Adolescencia, cuya ejecución está prevista hasta 2016.
Otro aspecto a destacar es el de alta mortalidad materna entre las adolescentes. Los embarazos en adolescentes representan la tercera causa de muerte en la nación caribeña.
En Colombia, donde cada día 19 niñas menores de 15 años alumbran un niño y 90 de cada mil adolescentes resultan embarazadas cada año, lo que más preocupa también es la alta mortalidad de mujeres gestantes pese a que el 97 % de los partos son atendidos en hospitales.
El 15,6 por ciento de los nacidos vivos en Argentina son de madres adolescentes, pero la cifra aumenta en las provincias más pobres del país, como la norteña Chaco, donde asciende al 25,7 por ciento, según datos oficiales.
En el otro extremo se encuentra la ciudad de Buenos Aires, donde el 6,8 por ciento de los niños son de madres menores de 20 años.
En Uruguay, el porcentaje de embarazos adolescentes es similar al del resto de Sudamérica. Entre 2000-2005 fue de 64 cada 1.000 mujeres.
Las mujeres paraguayas comienzan su etapa reproductiva a edad temprana: el 10,2% de las adolescentes entre 15 y 19 años y el 45,5 por ciento de las jóvenes de 20 a 24 años han tenido al menos un embarazo. Paraguay registra una tasa alta de fecundidad adolescente, con 63 nacimientos por cada 1.000 mujeres, según datos de 2008.
En Bolivia también preocupa el aumento de embarazos en adolescentes de entre 12 a 18 años, que subió de 18 % en 2008 a 25 % en 2011, según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). Mientras en Perú, un 13,5 % de adolescentes entre 15 y 19 años están embarazadas o ya son madres (unas 4.279), según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (Endes) de 2011, una cifra que se ha mantenido casi sin variación durante los últimos 10 años.
Una de las tasas de fecundidad general más bajas de América Latina y el Caribe la tiene Cuba, aunque ese indicador general se supera en grupos específicos como las mujeres de entre 15 y 24 años de edad.

EL TIEMPO.COM
EFE